Del 26 al 29 de Mayo

Parque Grande

José Antonio Labordeta

Del 26 al 29 de mayo

Parque Grande

José Antonio Labordeta

Miguel Ángel Barca

Fecha

Viernes, 27 de mayo de 2022.

Horario

De 12:00 a 13:00 h.

UBICACIÓN

Escalinata del Batallador.

Acceso

Libre.

Las escalinatas de acceso al monumento a Alfonso I el Batallador y la fuente-cascada que nace de su base son uno de los espacios monumentales más emblemáticos y fotografiados del Parque Grande José Antonio Labordeta. Fue en diciembre de 1987 cuando proponen al entonces alcalde de Zaragoza, Antonio González Triviño, el proyecto de remodelación completa de la arteria principal del llamado entonces Parque Primo de Rivera. Con esta obra colocaron las fuentes que culminan la perspectiva con una cascada y escalinatas por las que se daría continuidad visual y peatonal hasta llegar al monumento de Alfonso I el Batallador, colocado en lo alto del Cabezo de Buenavista.

En 1991 inauguraron este conjunto arquitectónico, en el que la escalinata y la cascada son los protagonistas. El acto estuvo presidido por los alcaldes de Zaragoza y de la Ciudad de la Plata, puesto que era una localidad hermana con la capital aragonesa.

Hay tres “escaleras imperiales” superpuestas, seis brazos de escalinatas a cada lado, que abrazan la cascada central, con dos miradores centrales, uno en el primer tramo de escaleras y el otro en la parte más alta. Desde ambos los visitantes pueden ver caer el agua a sus pies. El ingeniero jefe, Rafael Barnola, se inspiró en la Gran Cascada de La Granja, donde vivió su niñez.

Espacio patrocinado por

El pianista Miguel Ángel Barca no podía faltar en la programación clásica de Zaragoza Florece. Este profesional, combina su pasión por la música con la docencia. Ha sido profesor de los conservatorios de Cuenca, Albacete, Tarazona, Monzón, y actualmente enseña piano en el Conservatorio Profesional de Música de Zaragoza.

Como pianista ha actuado en Italia, Francia y hasta en Noruega, y ha podido formarse de la mano de grandes artistas: Alicia de Larrocha, Solomon Mikowsky o Stanislav Pochekin.

La música clásica es una de las imprescindibles del festival y qué mejor lugar que el Parque Grande José Antonio Labordeta para disfrutar de ella.

Miguel A. Barca
Compartir